Ciudad Creativa Digital, eje del despojo urbano en el Centro Histórico de Guadalajara

por @caracol_urbano

Nota publicada originalmente en el portal Proyecto Diez, 17 de noviembre de 2015.

EnRuinas

Desde que el presidente Calderón anunció con bombo y platillo en enero de 2012 la Ciudad Creativa Digital (CCD) como proyecto detonador de desarrollo económico y urbano en Guadalajara, éste no ha aparecido en medios y presentaciones públicas más que como una ilusión o una broma.

Sus promotores se han referido desde entonces a CCD como una mezcla entre Hollywood y Sillicon Valley, en la que los jóvenes creadores egresados de las universidades locales tendrán un campo laboral muy prometedor y los grandes hitos del urbanismo sustentable y tecnológico se harán realidad. Pero la promesa de que empresas transnacionales de medios audiovisuales y tecnología como Pixar estarían instalándose en el fastuoso Hub Digital, resultó ser más bien una argucia para intentar atraer a esos capitales.

Cuando buena parte de la opinión pública se había convencido de que CCD no era más que especulación, vinieron los dos embates más agresivos que ha sufrido el Centro Histórico de Guadalajara en el presente siglo: la quema y demolición del antiguo Mercado Corona y las obras de la línea 3 del Tren Ligero.

MERCADO CORONA from Left Hand Rotation on Vimeo.

El primero dio paso a la construcción de un edificio con la estructura de un centro comercial de cinco plantas y estacionamiento subterráneo, en el que han de ubicarse los locatarios del antiguo mercado con la amenaza de perder en cinco años una concesión que era vitalicia. Después de ese periodo el régimen cambiará a alquileres que serán impagables por los antiguos locatarios y el costo del consumo en la zona se elevará inevitablemente.

Por su parte, las obras de la línea 3 del Tren Ligero están causando daños severos a cientos de fincas del centro, y la convivencia y el comercio en espacios públicos tradicionales como la plaza del Santuario están siendo aniquilados. El resultado es el desplazamiento de vecinos y comerciantes, que está dejando a merced de grandes inversiones un centro que se encuentra ya muy deteriorado y por tanto devaluado. El momento ideal para revivir a la Ciudad Creativa Digital, tal como se le ha ocurrido al nuevo alcalde Alfaro, que la ha incluido como el principal de sus “proyectos estratégicos”.

Los mensajes respecto a la innovación y el desarrollo que promete CCD (enviados a través de eventos recientes como el festival Epicentro y el encuentro de industrias creativas en el Instituto Cultural Cabañas) siempre omiten quienes serán los beneficiarios de tanta maravilla.

Las experiencias de estos deslumbrantes proyectos en otras ciudades del mundo dicen claramente que no serán los vecinos. Al contrario, proyectos como CCD requieren del desplazamiento de formas de vida y del borrado de la memoria colectiva, esos recuerdos encarnados que dan sentido de pertenencia a una sociedad. La “limpieza” de comercio ambulante realizada por el ayuntamiento en los últimos días también en el centro de la ciudad responde exactamente a la misma lógica.

TerrenoCCD

Terreno donde se pretende construir Ciudad Creativa Digital. Foto: Gobierno de Guadalajara/Filckr

 

 

 

 

 

Jornadas por la Defensa del Centro Histórico de Guadalajara

JornadasCentro

El Centro Histórico de Guadalajara lleva tres décadas en franco deterioro, y en los últimos años repentinamente ha comenzado a sufrir transformaciones que están dañando con mucha agresividad la vida social de la zona, y que amenazan claramente con convertirlo en espacio para la explotación inmobiliaria y de capitales que transformarán las formas de hábitat, convivencia y consumo.

El propósito de las Jornadas es conocer las transformaciones urbanas que afectan al Centro Histórico, sus costos sociales y las resistencias que se están activando en torno a la amenaza de despojo por parte de vecinos y comerciantes, así como promover el encuentro y la vinculación entre éstas formas emergentes de organización.

Participan;
Vecinos organizados del barrio de Mexicaltzingo
Vecinos Unidos por el Centro Histórico
Mercado Corona por Siempre

Además tendremos la colaboración del colectivo español Left Hand Rotation que desarrolla proyectos que articulan intervención, apropiacionismo, registro y manipulación de video. El colectivo se estructura como entidad impersonal no asociada al individuo/autor, y aborda cada proyecto bajo la consideración de que la comunidad de recepción no es un espectador, si no parte activa imprescindible en la transformación de la realidad social. La voluntad de las comunidades de testimoniar su situación posibilita la articulación de la acción.

http://www.lefthandrotation.com/

Los focos principales de discusión serán:
Afectaciones por las obras de la Línea 3 del Tren Ligero
Deterioro y repoblamiento del barrio de Mexicaltzingo
Nuevo Mercado Corona
Proyecto Ciudad Creativa Digital en Parque Morelos

PROGRAMA
________________________________________________
MIÉRCOLES 30 de septiembre

Charla vecinal “Mexicaltzingo: pasado, presente y futuro”.
Hora: 6:30 pm – 9:30 pm
Lugar: Auditorio del Templo de San Juan Bautista (Calle Mexicaltzingo entre Nicolás Régules y Colón, barrio de Mexicaltzingo).

mexicaltzingo

________________________________________________
JUEVES 1 de octubre

Charla “Gentrificación no es un nombre de señora” por Left Hand Rotation.
Hora: 6:30 pm – 9:30 pm
Lugar: Cuerpos Parlantes (González Ortega 531, entre Hospital y Juan Álvarez, Centro)

lefthandrotation_gdl
_________________________________________________
VIERNES 2 de octubre

Diálogo entre vecinos y locatarios de mercados del Centro Histórico de Guadalajara.
Hora: 6:30 – 8 pm

Proyección de videos de Left Hand Rotation.
Hora: 8 pm – 10 pm
Lugar: Cuerpos Parlantes (González Ortega 531, entre Hospital y Juan Álvarez, Centro)
________________________________________________

SÁBADO 3 de octubre

Exploración: Barrio del Santuario con vecinos afectados por la Línea 3.
Hora: 5 pm – 8 pm

Lugar: Plaza del Santuario
________________________________________________
DOMINGO 4 de octubre
Exploración: Mercado Corona con locatarios del mercado
10 am – 1 pm

Lugar: Av. Hidalgo y calle Galeana

¿Qué tiene que ver el feminismo con la ciudad?

VOLO_A_color-DEFINITIVA

Desde hace algunos meses en el espacio de Cuerpos parlantes, el colectivo de investigación Caracol urbano estamos llevando a cabo una investigación crítica en torno al proyecto de Ciudad Creativa Digital y el abandono del centro de Guadalajara.

Por qué consideramos que es fundamental desarrollar una perspectiva feminista en torno al análisis de la ciudad:

1. Las mujeres hemos sido sistemáticamente excluidas del espacio público. Muestras contundentes de esta restricción de la circulación y presencia femenina en las calles son el constante acoso, la violencia recurrente a la que estamos sujetas y que va desde los ‘piropos’ y la imposibilidad de transitar seguras por la calle hasta el riesgo siempre presente de la violación. En la marcha  del fin de semana pasado #YoVoy8demarzo esta preocupación se hizo explícita en consignas como: ‘No quiero tu piropo, quiero tu respeto’, ‘Somos mujeres y somos feministas, estamos hartas que nos llames mamacita’, ‘La calle es nuestra y esto es una muestra’. Estas formas de violencia, así como la potencia de encontrarnos juntas habitando la calle, hacen urgente la necesidad de pensar la ciudad y el espacio urbano desde una perspectiva feminista.

2. El proyecto de Ciudad Creativa Digital en su discurso de ‘regeneración’ del centro, lleva implícita una estrategia de limpieza social que contempla la expulsión de trabajadoras sexuales en la zona del Parque Morelos, donde actualmente laboran más de 200 mujeres. Esta estrategia forma parte de una racionalidad de doble moral que invisibiliza y niega los derechos de las trabajadoras sexuales a la vez que mantiene la explotación de los cuerpos de las mujeres en tanto mercancía. Expulsar a las trabajadoras sexuales del centro de la ciudad es obligarlas a desplazarse a zonas más periféricas e invisibles de la ciudad, aumentando aún más los riesgos de su trabajo.

DSC_0706

3. Una de las aportaciones cruciales del feminismo ha sido la de no restringir su campo de análisis y de lucha a un sujeto homogéneo llamado ‘La Mujer’. El feminismo ha puesto en cuestión los estándares de normalización que patologizan, criminalizan y excluyen a los cuerpos diversos y disidentes: cuerpos migrantes, mestizos, indígenas, trans, cuerpos explotados a los que se llama ‘pobres’. Modelos como el de Ciudad Creativa Digital pretenden eliminar esta diversidad de cuerpos. En ese sentido los feminismos nos aportan herramientas para poner en cuestión la construcción de una ciudad que quiere planearse a la medida de un cuerpo normativo de varón, profesionista, blanco y de clase media.

Seguiremos compartiendo y pensando con ustedes estas reflexiones.

Taller ‘Ciudad Creativa para quién’

El pasado jueves 6 de marzo dio inicio en Cuerpos Parlantes el Taller ‘Ciudad Creativa para quién’. El taller tiene como objetivo ser un espacio de autoformación, reflexión colectiva y ensayo de un discurso alternativo en torno al centro de la ciudad y los modelos que se han planteado para hacer frente a sus problemáticas.

¿Por qué autoformación?

Los modelos de ‘Ciudad Inteligente’ y ‘Ciudad Creativa’ hoy en boga han generado una amplia literatura que aboga tanto por sus beneficios como por sus limitaciones y costos económicos y sociales. Consideramos que para comprender la complejidad del modelo en el que se basan propuestas como Ciudad Creativa Digital, es necesario estudiar a detalle casos de aplicación de estos modelos y cuáles han sido sus implicaciones.

Proponemos una serie de sesiones de trabajo en torno a la lectura y discusión de textos que analizan el contexto en el que surgen las industrias creativas como motor de desarrollo e instrumento de regeneración urbana. Creemos que desde una perspectiva informada, podemos dotar a nuestras discusiones de una mayor complejidad.

¿Por qué reflexión colectiva?

Consideramos que existe una diferencia fundamental entre simplemente informarnos y el proceso de aprender juntos. En una ciudad marcada por la fragmentación, abrir espacios para compartir genera miradas más complejas, diversas y enriquecidas de un problema que nos es común. Partir no de las certezas, sino de las preguntas, incertidumbres, ambigüedades y reflexiones es un gesto de una política del encuentro, fundamental para la generación de sentidos comunes.

¿Por qué el ensayo de un discurso alternativo en torno al centro de la ciudad y sus problemáticas?

Nos gusta la palabra ensayar: ir tentando, inventar y experimentar. Antes de apresurar recetas sobre cómo la ciudad debería ser intervenida y transformada, consideramos necesario reformular los términos en los que ha sido enunciado el diagnóstico sobre Guadalajara. A la par de la lectura de textos proponemos una serie de dinámicas que nos permitan situar cronológicamente las discusiones, iniciativas y proyectos urbanísticos que han tenido lugar en nuestra ciudad, así como un ejercicio cartográfico de la zona del centro.

Sesión 1. Taller de mapeo cronológico

Dinamiza: Caracol Urbano

En esta primera sesión realizamos una cronografía situando proyectos, acciones y eventos que han tenido lugar en Guadalajara teniendo como eje vector la transformación de la ciudad, provenientes de iniciativa pública, privada y ciudadana, de 2004 a la fecha. A partir de esta cronografía iniciamos un proceso de valoración de impactos positivos, negativos y retos.

En esta primera sesión participaron:

Afra Mejía, Alex Paredes, César L. Medina, Citlalli Murillo, Conrado Romo, Fernando Micro Hernández, Gabriela Ruvalcaba, Héctor Robledo, Iván Segura, Javier Iván Orozco, Lirba Cano, Nizaiá Cassián, Paulina M. y Rafael Paredes.

Taller Ciudad Creativa Ses1 a

Taller Ciudad Creativa Ses1 b

Taller Ciudad Creativa Ses1 c

Taller Ciudad Creativa Ses1 d

El programa para las siguientes sesiones será:

Sesión 2. Introducción al modelo de Ciudad Creativa.

Las industrias culturales y creativas y su relación con proyectos de regeneración urbana.

Dinamiza: Nizaiá Cassián

Jueves 13 de marzo de 19:30 a 21:30 h.

Sesión 3. ¿Ciudad creativa para quién?

Las industrias creativas como motor de desarrollo y sus limitaciones

Dinamiza: Nizaiá Cassián

Miércoles 19 de marzo de 19:30 a 21:30 h.

Sesión 4. Taller de cartografía crítica en la zona del Parque Morelos y alrededores.

Dinamiza: Caracol Urbano

Sábado 22 de marzo de 11:00 a 14:00 hrs.

Los cuerpos que toman la ciudad

Entre agosto y octubre de 2013, Caracol urbano participamos en  TOMA-LA CIUDAD, evento coral de casi cincuenta colectivos ciudadanos del Área Metropolitana de Guadalajara que trabajan para promover una ciudad equitativa, justa y habitable.

TomaLaCiudad

Toma-la Ciudad constó de un programa de mesas de diálogo acerca de las principales problemáticas que aquejan a la ciudad y las luchas ciudadanas para afrontarlas; un ciclo de documentales -en el que Caracol urbano participó en la organización y curaduría- en distintas sedes que nos aportó visiones y reflexiones diversas; una serie de intervenciones en espacios públicos, y una exposición en el Museo de la Ciudad de Guadalajara en la que cada colectivo expuso su visiones y preocupaciones en una obra plástica o audiovisual.

En dicha exposición, participamos con una video-instalación homónima de este blog. Presentamos aquí los tres videos que conformaron  la instalación.

________________

VIDEO-INSTALACIÓN Cuerpos parlantes_espacios pensanteS: visiones acerca de las dos caras de la experiencia vital urbana: los espacios de la ciudad y los cuerpos que la transitan, y cómo se configuran recíprocamente.

Caracol urbano, investigación audiovisual en la calle. Guadalajara, 2013.

1. Los cuerpos que mueven la ciudad. Los conductores de camiones de transporte público en Guadalajara someten sus cuerpos a condiciones laborales extremas y luego son estigmatizados por el mal servicio. ¿Son ellos los únicos responsables?

2. Los cuerpos que deambulan por la ciudad desierta. La aventura y el sentido vital son expulsados de la ciudad por los artefactos del consumo que la destruyen.

3. Ciudad en trance. Las prácticas de sociabilidad de la ciudad son paulatinamente desplazadas por la maquinaria y la retórica del progreso y la “creatividad”, elitizando el espacio y excluyendo a los cuerpos que no encajan en la maquinaria. Este proceso tiene lugar actualmente en el centro de la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

 

 

cuerpos_tomalaciudad

Signos de una Ciudad Abandonada

DSC_0830

Guadalajara, como muchas otras ciudades en el mundo, lleva varios años asistiendo a la disolución de los vínculos que dan pulso a la vida colectiva. La voluntad de encierro de sus habitantes se dispersa y se contagia, ya sea en el fraccionamiento distante, en el coto cerrado, en el minúsculo círculo de conocidos definido por la clase social, en el trabajo alienante pero indispensable, en la habitación oscura donde fulguran las pantallas implantadas frente a nuestros ojos.

 La posibilidad de encontrarnos con el otro –que no es el otro habitual de mi círculo— se reduce en la medida en la que el miedo, las aceras rotas y las calles mal iluminadas, la desconfianza, la “inseguridad”, la bestialidad motorizada,  la policía, desincentivan el acto radical de vagar por las calles. Éstas se convierten paulatinamente en cañerías por las que se atasca un pensamiento atrofiado, maraña de aire mugriento y carrocerías movidas velozmente de un semáforo a otro por la inercia de encontrar el siguiente retorno.

 Pero no hay retorno. Es en las calles donde se hace patente la desestimación del otro, la ansiedad por ganar tiempo y espacio. Entre más veloces van nuestros automóviles, entre más reducidas son nuestras banquetas, entre más abandonado está el Centro, entre más espacio ocupan los centros comerciales, queda menos espacio para saber que hay otros cuerpos.

 La segregación de los cuerpos en la Ciudad no es inocente. Proyectar el Apocalipsis social es tarea fundamental de quienes planifican las ciudades modernas, así como de quienes detentan los medios informativos, y de todo aquel (cualquiera de nosotros) que administra celosamente su parcela de miseria. ¿Para qué? Para hacer imposible el juego, la aventura, la sorpresa, la conversación cara a cara, y entonces sólo reproducir una política de intereses particulares disfrazados de instituciones públicas y empresas “socialmente responsables”, carroña que se disputa entre partidos, sindicatos, universidades, televisoras, policías, narcotraficantes, en detrimento de una política de ciudadanos, de cuerpos parlantes, de espacios pensantes, de asociaciones estratégicas, de intereses y significados comunes, de sentidos inquietos, de alianzas inesperadas, de conflictos detonadores, de amores fugaces, de colaboraciones placenteras. Para que las cosas sigan como están.

 El Centro Histórico es uno de los signos más visibles de que Guadalajara es una ciudad abandonada. Los centenares de edificios antiguos de fachadas deterioradas y la soledad vespertina de sus calles en mal estado –que funcionan más como avenidas de alta velocidad que como espacios para la convivencia— dan cuenta del éxodo que ha venido sufriendo. En contraste,  los fraccionamientos cerrados se multiplican en las periferias de la zona metropolitana; la mancha urbana se extiende a manera de cubos uniformes que no permiten ver sus límites.

DSC_0874

Por otra parte –y este es un asunto clave— el Centro Histórico de Guadalajara se encuentra en el umbral de un conjunto de transformaciones urbanísticas que han sido anunciadas con todas las benevolencias del progreso por los sectores políticos y empresariales implicados: la Ciudad Creativa Digital (CCD), «el proyecto de desarrollo audiovisual y de tecnología más importante de América Latina» según anunció la administración anterior del Gobierno Federal—, que supone la implantación en esta área de sedes de industrias de comunicación y tecnología, promoviendo el desarrollo sustentable y la cultura. Los más optimistas dicen que es la oportunidad para recuperar el centro de la ciudad. La pregunta es por qué creemos que sólo las inversiones millonarias pueden llevar a cabo el “rescate”, y a costa de qué: ¿de gentrificar y elitizar el centro?

 La “creatividad” hace a un lado a la Cultura que, entendida como una comunidad y sus saberes, ya no significa nada. Los saberes que una comunidad recrea cada vez que sus miembros se encuentran para dotar sus vidas de sentido, son lentamente desplazados por el ingenio de los emprendedores –y sus maquilas— para producir tecnología, entretenimiento y dinero.

 Para que esto ocurriera en Guadalajara ha hecho falta, por ejemplo, que nos olvidáramos de la antigua sede de la Biblioteca del Estado de Jalisco, situada en un espacio céntrico, en un foco de atracción para gente joven, el núcleo Agua Azul, donde también se instala los sábados el Tianguis Cultural. Ahí se podía potenciar un espacio físico donde la gente confluye de forma natural, como un espacio de cultura. Animar el encuentro entre el flujo urbano y los saberes que se encuentran entre los muros de la biblioteca. Todo estaba dispuesto. Preferimos la aberración. En lugar de aprovechar ese espacio estratégico, pero también de instalar, equipar y animar las bibliotecas de barrio como centros de organización colectiva, la administración pública ignorante, corrupta y depredadora prefiere invertir en un complejo macro-”cultural” de difícil acceso que no servirá más que como estadística. Lo mismo se puede decir de la Feria Internacional del Libro, la más importante en lengua castellana, en un Estado en donde la lectura y la educación van en picada. Compramos los elefantes blancos que nos venden como progreso y cultura. Y callamos.

 Aceptamos en silencio el derrumbamiento de la Ciudad. Porque ha dejado de importarnos la Cultura como comunidad y sus saberes, apelando si acaso a que la cultura funcione como marca, como eslogan. Como vacío. Ha dejado de tener importancia que las calles del centro se asfalten como carreteras mientras quedan abiertas las alcantarillas de las aceras. Que los pequeños mercados y los oficios se mueran. ¿Por qué habría de importarnos que se marchite el medio de comunicación más importante con el que cuenta la ciudad: el centro y sus plazas? Para que  tomemos las riendas de nuestras vidas es necesario que los cuerpos se encuentren frente a frente. Cuerpos desgastados, miradas perdidas que requieren que en la calle aparezca un otro diferente, aunque con los mismos problemas. Una mirada que sostenga a otra.

 Los movimientos surgidos en la víspera electoral del año pasado, por tratarse de un momento coyuntural, nos dejaron una gran lección. Algunos interpretan ese momento como derrota y otros lo hacen con triunfalismo. Lo cierto es –y esto difícilmente podrá saberlo el opinólogo de sobremesa, de periódico o de cubículo de universidad que no estuvo ahí— que nos enteramos de que había otros tan encabronados como nosotros, incluso detrás de las pantallas. Entendimos que para que emerja una organización colectiva distinta necesitamos nombrar y señalar nuestra rabia. Pero sobre todo necesitamos hacerlo hombro a hombro, en la calle, dejando que nuestra carne desnuda se reconciliara con la piedra.

 Ante el encuentro descarnado de los cuerpos, el barullo mediático invade una vez más la ciudad y el ciberespacio, pero sobre todo nuestras conversaciones y la soledad de nuestras alcobas mediante la retórica de la imposibilidad, machacándonos con la idea de que las marchas y la rabia organizada no ha servido ni servirá. A fin de cuentas la imposición se llevó a cabo. Para qué volver a tomar la calle. Intentarán convencernos a través de nuestra propia boca, de que no ha servido de  nada sentir el coraje del otro, su miedo, escuchar sus argumentos. Intentaremos convencernos de volver a casa, cerrar la puerta, entretenernos con las siete temporadas de la serie. De que tengamos por cierto que, aun con todas las evidencias, no hay forma de impedir que los grandes grupos de poder de este país (partidos, televisoras, organizaciones criminales, etc.) ocupen los sitios que se han propuesto.

DSC_0873

Cuando nos escuchemos a nosotros mismos decir que no hay manera, esos poderes habrán consumado su victoria. Pero sobre todo cuando nos hayamos convencido de que salir a la calle es un peligro, cuando hayamos abandonado definitivamente la Ciudad.  Estaremos dejando más tiempo y espacio para que nuestras calles, plazas y parques se conviertan en abrevaderos no solamente de coches y de publicidad basura, sino de policías, de cámaras y de militares, para quienes no hay mayor peligro que un grupo de adolescentes que anda deambulando por el centro a altas horas de la noche. Entonces se cumple su augurio: salir a la calle es peligroso.

 Reorganizar fuerzas y pensamientos no es tarea que pueda esperar a las próximas elecciones, cuando la rabia que nos provoca la política de partidos vuelva a converger. La Ciudad caerá si no rompemos nuestros cercos mediante pequeños movimientos estratégicos de aproximación, comunicando el descontento, fabricando el espacio, recuperando la palabra, deambulando la calle, conectando los cuerpos, erigiendo la vida urbana como política afectiva, erótica, en aras de hacer nuestras vidas realmente habitables.