Tianguis de los Deseos_tercera edición

TianguisDeseos_3

Ilustradoras, tatuadoras, creadoras, sanadoras, diseñadoras, libreras, joyeras y artistas hacen un llamado a encontrarnos para conocer su trabajo y disfrutar de una tarde noche con charlas, proyecciones, danza, lectura de café, rica comida y música!

En cada Tianguis de los Deseos proponemos un espacio para conversar pensando sobre nuestros cuerpos y nuestras relaciones (económicas, afectivas, políticas y festivas). Esta edición está dedicada a nuestros cuerpos gordos, porque tenemos el deseo de extender las posibilidades de vivir sin estereotipos corporales que limitan nuestra existencia y nuestros placeres.
¡Alto a la gordofobia! ¡Sí al placer de nuestros cuerpos en todas sus formas y tamaños!

VenusWillendorf

Ilustración de la Venus de Willendorf
por Feerchu Ilustra

¿Quién es la Venus de Willendorf?

Cuando me descubrieron en 1908, no sabían mi nombre. Si me lo hubieran preguntado, lo conocerían. En cambio, me llamaron Venus de Willendorf por el lugar donde me encontraba en Austria, y Venus, como la diosa romana de la belleza. Los estudiosos del siglo XXI se escandalizaron por el hecho de que yo, una humanidad obesa, pudiera representar el cánon estético del 28,000 ¿o 25,000? a.c. y lo consideraron un error.

En realidad, a mí tampoco me gusta que me llamen Venus. Después de todo, ¿quién era ella?: una diosa hecha a la medida de las necesidades de los hombres y, hasta donde sé, una mujer tan irreal, tan ideal en algunos sentidos, como otra diosa pero del siglo XXI…la llaman Barbie. A Venus y a Barbie se les escapa la verdadera pregunta sobre su cuerpo, que no es “¿cómo me ven?”, sino “¿qué experimento?”.

Al observar mis enormes pechos, el gran tamaño de mi vulva y todas mis curvas, los mismos expertos que se escandalizaron porque me hubieran considerado un símbolo de la belleza femenina, concluyeron que yo no podía ser otra más que la representación de la fertilidad, pero se equivocaron.

Al pararme con estas piernas anchas, me siento estable y dueña de mis pasos, que son firmes. Al percibir la amplitud de mi cintura y los pliegues de mi carne que reposan delicadamente unos sobre otros, ocupo mi espacio en el mundo y me da gusto que no sea poco. Cuando mi vientre redondo se expande y se relaja con la respiración, experimento bienestar porque me alimenté y tengo vida para rato. Mis pechos grandes caen seducidos por la gravedad; me gusta el cosquilleo de otra mano, o de mi mano, recorriéndome sutilmente hasta rodearlos y luego sopesarlos despacio. Me encantan mis nalgas enormes, descaradas, que al moverse dicen por donde paso: “¡hey, aquí estoy!” …y que constituyen una deliciosa y extensa superficie de contacto móvil y rítmico con otrxs cuerpxs deseantes y deseados. Me fascina mi cuerpo porque es un territorio gigante para el placer y para la afirmación de la existencia. ¿Y mi vulva? “¡Su tamaño es una exageración, está claro que subraya la fertilidad!” dicen los expertos, que sólo creen en su propia mirada. Si sintieran tan sólo la primera chispa de los muchos incendios diferentes en los que mi vulva arde, no cuestionarían su tamaño.

¿Quién soy? Broté de las manos de una mujer antigua que se hacía esa misma pregunta. Como ella, me gusta explorarme y descubrirme. Nací para expresar eso. ¿Que quién soy? No soy Barbie y por supuesto, no soy otra Venus. Soy Yo.

Por: Carla Garibi Harper Cabral

 

MANIFIESTO GORDX
“Porque no basta con destruir el género si no dinamitamos también las normas corporales.
Porque en el fondo, le damos asco a tu sistema de vigorosidad, fortaleza, fecundación y fuerza (de trabajo y militar).
Hablamos lxs gordxs que no comemos carne, lxs que creemos que el racismo el sexismo el heterosexismo y el especismo son rejas necesarias de destruir.
No queremos modificarnos o que nos acepten por “lo que somos por dentro”, ni auto-torturarnos con dietas y ejercicios extremos, queremos que los deseos se desaprendan y que nuestro cuerpo se transformen en potencia de deseo por el simple hecho de ser cuerpo.

Hablamos para los gordas que aún se encuentran en el espacio del silencio, de la vergüenza, de la burla… Les invitamos no a salir del closet de las tallas, si no que a destruirlo…

El espejo no es un reflejo de la realidad, lo que vemos en él, no es más que una construcción social necesaria de deconstruir.

Sacamos las garras, aullamos como lobas y salimos del espacio del silencio

HOY GORDE

AYER PUTA

MAÑANA LOBO”

Fragmento del Manifiesto Gordx
completo aquí:
https://hysteria.mx/manifiesto-gordx/

 

 

Venga, dilo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s